El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) es el instrumento clave de NextGenerationEU, el plan de la UE para salir más fuertes de la crisis actual. Aportará 672.500 millones de euros en préstamos y subvenciones para apoyar las reformas e inversiones de los Estados miembros. Desempeñará un papel crucial a la hora de paliar el impacto económico y social de la pandemia de coronavirus y de hacer que las economías y sociedades europeas sean más sostenibles y resilientes y estén mejor preparadas para las transiciones ecológica y digital.

Principales elementos del acuerdo sobre el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

El acuerdo, que requiere la aprobación final del Parlamento Europeo y del Consejo, establece que el ámbito del MRR se estructurará en torno a seis pilares: transición ecológica; transformación digital; crecimiento y empleo inteligentes, sostenibles e inclusivos; cohesión social y territorial; salud y resiliencia; y políticas para la próxima generación, niños y jóvenes, incluidas la educación y la adquisición de capacidades.

La Unión Europea se ha comprometido a alcanzar la neutralidad climática de aquí a 2050, y el Consejo Europeo respaldó la semana pasada la propuesta de la Comisión de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 % de aquí a 2030 en comparación con los niveles de 1990. Por consiguiente, los Estados miembros deben dar prioridad a las reformas y las inversiones que apoyen la transición climática. El acuerdo establece que un mínimo del 37 % del gasto en inversiones y reformas contempladas en cada plan nacional de recuperación y resiliencia debe contribuir a que se alcancen los objetivos en materia de clima. Además, todas las inversiones y reformas habrán de respetar el principio de «no provocar daños graves» y velar por que no dañen de forma considerable el medio ambiente.

Los Estados miembros deberán fijarse ambiciosos objetivos al determinar reformas e inversiones que permitan la transición digital en el marco de sus planes de recuperación y resiliencia. Un mínimo del 20 % del gasto en las inversiones y reformas contempladas en cada plan nacional deberá apoyar la transición digital.

También se espera que los planes de recuperación y resiliencia contribuyan a que se haga frente con eficacia a los retos señalados en las recomendaciones específicas pertinentes por país en virtud del Semestre Europeo, el marco de coordinación de las políticas económicas y sociales en toda la Unión.

El acuerdo prevé que el Parlamento Europeo desempeñe un papel más importante en la gobernanza del MRR. Un «diálogo estructurado sobre recuperación y resiliencia» permitirá al Parlamento invitar a la Comisión a debatir diferentes puntos relacionados con el Mecanismo.

Se creará y hará público un cuadro de indicadores al efecto de informar acerca de los avances en la aplicación del MRR y de los planes nacionales.

Los Estados miembros deberán adoptar medidas enérgicas para proteger los intereses financieros de la Unión, especialmente a fin de prevenir el fraude, la corrupción y los conflictos de intereses.

También se ha acordado que el 13 % del importe total asignado a los Estados miembros se ofrezca en concepto de prefinanciación, previa aprobación de los planes de recuperación y resiliencia, a fin de garantizar que el dinero empiece a fluir lo antes posible para sustentar la incipiente recuperación económica.

Siguientes etapas

El texto del Reglamento deberá ultimarse ahora a nivel técnico. A continuación, el Parlamento Europeo y el Consejo deberán aprobar formalmente el texto para que el Reglamento pueda entrar en vigor lo antes posible.

Una vez que el Reglamento entre en vigor, los Estados miembros podrán presentar sus planes de recuperación y resiliencia, en los que establecerán un conjunto coherente de reformas y proyectos de inversión.

 

Fuente web oficial de la Unión Europea