El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el Marco Financiero Comunitario y el resto de Fondos aprobados por el Consejo Europeo del pasado mes de julio, están despertando mucho interés entre las administraciones, empresas y agentes sociales. Nos encontramos en un momento en el que la proactividad y la capacidad planificadora de las instituciones en general, pero muy espacialmente de las instituciones regionales, es ahora más crucial que nunca en la identificación de proyectos que puedan tener cabida en este entramado que van a suponer los nuevos marcos de apoyo a proyectos de transformación, y que se desarrollarán en base a la siguiente lógica de implementación:

  • Las 10 políticas palanca se integran a su vez 30 líneas de acción que se centrarán en un reto (objetivo específico) que delimitará proyectos tractores concretos (reformas e inversiones para el refuerzo del capital natural, tecnológico y humano, para aumentar la productividad y el crecimiento de empleo).
  • Todos los proyectos tractores se definirán entorno a metas e hitos intermedios, resultados esperados y el número de beneficiarios, así como el coste estimado.
  • Las 10 políticas se apoyarán también en 4 ejes transversales: transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.

Diez políticas palanca impulsadas por el Estado dentro del Plan Europeo de Recuperación

  1. Agenda urbana y rural (cohesión territorial).
  2. Infraestructuras y ecosistemas resilientes.
  3. Transición energética justa e inclusiva.
  4. Una Administración para el siglo XXI.
  5. Modernización ecosistema industria, servicios y pymes. Emprendimiento.
  6. Pacto por la ciencia y la innovación. Refuerzo del Sistema Nacional de Salud.
  7. Educación y formación continua. Desarrollo de capacidades.
  8. Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo.
  9. Impulso de la industria de la cultura y el deporte.
  10. Modernización del sistema fiscal.

Iniciativas bandera impulsadas por la UE

 

7 iniciativas bandera impulsadas por la UE-Nex Generation EU. Plan Europeo de Recuperación

 

 

Claves para afrontar con éxito el Plan Europeo de Recuperación

 

Desde el experimentado equipo IDEL te ofrecemos algunas claves para la reflexión sobre cómo afrontar con éxito este reto común desde las organizaciones, sea cual sea su ámbito de competencia.

Necesidad de afrontar una óptima planificación

Algo imprescindible y en lo que estamos centrando el esfuerzo con nuestros clientes en este momento, ya que se va a gastar mucho dinero (que se sumará a los fondos del Marco Financiero Plurianual 21-27 y a la gestión de los flecos del actual Marco 14-20) en muy poco tiempo. El Plan de Recuperación ha de ejecutarse en cuatro años. Es momento de pararse a pensar, detectar estructuras ya existentes y con experiencia de gestión, lo que denominamos contenedores de inversión y capacitarles para el impulso de “proyectos consorciados de colaboración interinstitucional” orientados hacia la absorción productiva y sostenible de los Fondos.

El problema es que España ha presentado y presenta serias deficiencias a la hora de absorber fondos europeos (apenas un 35% en el último Marco), por diversos motivos, y que basándonos en nuestra dilatada experiencia se podrían resolver, en parte, afrontando este proceso en base a la transversalización de los siguientes retos:

  • Necesidad de identificar proyectos lo suficientemente grandes y atractivos.

    En concreto, se ultima la creación de una nueva figura, la de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica, para incluir en el ordenamiento jurídico nuevos instrumentos de colaboración público-privada. Bajo esta figura se incluirán los proyectos de carácter estratégico, con un importante potencial de arrastre para el resto de la economía, y que exigen la colaboración entre administraciones, empresas y centros de investigación, para conseguir que escalen las operaciones en nuestro país. Sin duda, todo era más fácil cuando los fondos europeos se destinaban sólo a financiar infraestructuras, pero ahora España ya tiene unas infraestructuras excelentes y es el momento de invertir, bien en proyectos quizás menos visibles, pero más complejos.

  • Necesidad de capacitar a las entidades, administraciones y organismos intermedios de gestión.

    Muchos gestores de fondos convivimos de forma diaria y tediosa con los problemas de capacitación de la Administración a la hora de identificar, programar, ejecutar y auditar proyectos. Una planificación y ejecución eficiente requiere recursos humanos suficientes y formados en especialidades muy distintas. La Administración española, sin duda, cuenta con excelentes profesionales, pero no son suficientes: hace falta un mínimo de expertos y estructuras de apoyo en distintas áreas, y para poder contar con ellos la forma de contratación debe ser ágil.

    Es evidente que una reforma en profundidad de la Administración, despolitizándola, haciéndola más ágil y flexible, capacitando a sus funcionarios en sus distintos niveles y mejorando su coordinación horizontal y vertical, no puede posponerse más. Pero esa reforma llevará tiempo, y mientras tanto, necesitaremos soluciones adicionales para poder gastar los fondos europeos. Sin el apoyo del sector privado, la identificación, evaluación o licitación puede no ser asumible en el plazo previsto. Para canalizar estos recursos privados hará falta un marco jurídico innovador y flexible, pero que garantice al mismo tiempo el interés público.

     

    Como tantas otras veces, la clave está en si habrá voluntad política real para modernizar nuestro país o si seguiremos “con la casa sin barrer”. No aprovechar los fondos recientemente aprobados para reformar y modernizar nuestros territorios sería imperdonable.

 

Jorge Soto Gonzalo

Socio Director del Área de Consultoría

jsoto@idelnet.com