La Unión Europea ha dado un paso más hacia la puesta en marcha del fondo de recuperación. El Parlamento Europeo aprueba las reglas del programa más importante de este instrumento diseñado para ayudar a los países integrantes a hacer frente a los estragos de la crisis económica y social provocados por la COVID-19. Las normas establecen las condiciones y el procedimiento de acceso a los 672.500 millones de euros que se distribuirán entre los Estados miembros.

El reglamento del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) ha salido adelante con 582 votos a favor, 40 en contra y 69 abstenciones.

Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) es el instrumento clave de Next Generation EU, el plan de la UE para paliar los efectos de la pandemia. Desempeñará un papel crucial a la hora de ayudar a Europa a recuperarse y contribuirá a que las economías y sociedades de la UE sean más resilientes y a garantizar las transiciones ecológica y digital.

El Mecanismo contará con 672.500 millones de euros en subvenciones y préstamos para financiar medidas nacionales destinadas a mitigar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. Los proyectos iniciados a partir del 1 de febrero de 2020 podrán recibir fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Las ayudas estarán disponibles durante tres años y los gobiernos de la UE podrán solicitar hasta un 13 % de prefinanciación para sus planes de recuperación y resiliencia.

 

Requisitos para optar a fondos europeos

Para poder recibir financiación los planes nacionales de recuperación y resiliencia deben centrarse en ámbitos políticos clave de la UE, como la transición ecológica, incluida la biodiversidad, la transformación digital, la cohesión económica y la competitividad, y la cohesión social y territorial. También podrán obtener dinero los planes que aborden la capacidad de reacción de las instituciones y las formas de prepararlas mejor frente a las crisis, así como las políticas en favor de los niños y los jóvenes, incluidas la educación y el desarrollo de capacidades.

Los planes deberán destinar al menos el 37 % de su presupuesto al clima y el 20 % a acciones digitales. Deberán tener un impacto duradero tanto en términos sociales como económicos e incluir reformas globales, así como un sólido paquete de inversiones. Además, no deberán perjudicar significativamente los objetivos medioambientales.

 

Más información aquí.

 

En IDEL nos ofrecemos como tu socio estratégico. Contamos con más de 20 años de experiencia en la localización, gestión y obtención de subvenciones y ayudas. Nuestra dilatada experiencia y nuestra alta tasa de éxito nos avala. ¿Hablamos?

 

Fuente Parlamento Europeo