• Mejora de la movilidad y de la sostenibilidad urbana
  • Mejora de los servicios públicos
  • Mejora de la eficiencia de los procesos
  • Mejora de la seguridad, la transparencia y el acceso a los datos

Una ciudad inteligente es aquella que es capaz de aprovechar los datos que produce en su funcionamiento diario para generar información nueva que le permita mejorar su gestión y ser más sostenible, más competitiva y ofrecer mejor calidad de vida, gracias a la participación y colaboración de todos los actores ciudadanos. Desde DEL hemos participado desde el inicio de su actividad en proyectos urbanos implementando y diseñando desde 2002 proyectos Smart City, abordándolos no exclusivamente como proyectos tecnológicos sino como proyectos de ciudad con diferentes ámbitos de mejora