Los negociadores del Consejo y del Parlamento Europeo han alcanzado un acuerdo provisional sobre la segunda edición del emblemático programa de la UE, el Mecanismo «Conectar Europa» (MCE). El MCE 2.0 seguirá financiando proyectos clave en los ámbitos del transporte, el sector digital y la energía. Se desarrollará de 2021 a 2027 y contará con un notable presupuesto total de 33.710 millones de euros.

Los presupuestos de cada sector serán (a precios corrientes):

  • transporte: 25 810 millones de euros (incluidos 11 290 millones de euros para los países de cohesión),
  • energía: 5 840 millones de euros,
  • sector digital: 2 060 millones de euros.

En materia de transporte, el MCE 2.0 fomentará la interconexión y la multimodalidad de las redes para desarrollar y modernizar las infraestructuras ferroviarias, de carretera, de vías navegables y marítimas, así como una movilidad segura y protegida. Se dará prioridad a un mayor desarrollo de las redes transeuropeas de transporte (RTE-T), prestando especial atención a los enlaces pendientes y a los proyectos transfronterizos con valor añadido europeo. Se destinarán 1 560 millones de euros del presupuesto de transporte a financiar grandes proyectos ferroviarios entre países de cohesión.

El MCE 2.0 también garantizará que, una vez se haya adaptado la infraestructura para mejorar la movilidad militar dentro de la UE, esta sea compatible con el doble uso, atendiendo a las necesidades tanto civiles como militares. La movilidad militar contará con un presupuesto separado dentro de la dotación para el transporte, de 1 690 millones de euros.

En el sector de la energía, el programa pretende contribuir a una mayor integración del mercado europeo de la energía, mejorando la interoperabilidad de las redes energéticas a través de las fronteras y los sectores, facilitando la descarbonización y garantizando la seguridad del suministro. También se financiarán proyectos transfronterizos en el ámbito de la generación de energía renovable. A la hora de definir los criterios de adjudicación se tendrá en cuenta la coherencia con los planes de energía y clima nacionales y de la UE, incluido el principio de «primero, la eficiencia energética».

En el ámbito de la conectividad digital, se ha ampliado el alcance del programa para plasmar el hecho de que la transformación digital de la economía y la sociedad en general depende del acceso universal a redes fiables y asequibles de alta o muy alta capacidad. La conectividad digital también es un factor decisivo para colmar las diferencias económicas, sociales y territoriales. Para poder optar a la ayuda del MCE 2.0, un proyecto deberá contribuir al mercado único digital y a los objetivos de conectividad de la UE. Se dará prioridad a los proyectos que creen cobertura geográfica adicional, en especial para los hogares.

El MCE 2.0 hace hincapié en las sinergias entre los sectores digital, del transporte y de la energía, a fin de aumentar la eficacia de la acción de la UE y minimizar los costes de ejecución. Promoverá el trabajo intersectorial en ámbitos como la movilidad conectada y automatizada y los combustibles alternativos.

El programa también pretende integrar la acción por el clima, teniendo en cuenta los compromisos de descarbonización a largo plazo de la UE, como el Acuerdo de París.

 

Más información aquí.

 

Fuente Consejo Europeo