Como cada año, pasada la Semana Santa y ya entrados de lleno en la primavera, las empresas comienzan a cerrar sus cuentas del último ejercicio fiscal y muchas de ellas ya se encuentran en proceso de provisionar el pago de su Impuesto sobre Sociedades (enhorabuena a todas estas empresas porque eso significa que en 2021 han tenido BENEFICIOS, lo que siempre es una buena noticia y más en este último año de pandemia).

Surge por tanto una pregunta que todo director o asesor fiscal se hace en estos meses, ¿hay alguna fórmula para reducir el pago de este impuesto? Muchos de los antiguos incentivos fiscales han ido desapareciendo, pero aún sobrevive uno de ellos, quizás el más atractivo, las llamadas deducciones fiscales por I+D+i. Veamos en qué consiste este incentivo.

Deducciones fiscales por I+D+i

Las deducciones fiscales I+D+i permiten reducir la cuota de pago del Impuesto sobre Sociedades gracias a todo el gasto (aunque contablemente es gasto, conceptualmente preferimos llamarlo “inversión”, pero este es otro debate) que una empresa acomete en proyectos innovadores. Estos proyectos pueden ser tecnológicamente muy disruptivos y que seamos los primeros en su desarrollo, siendo entonces considerados como I+D (Investigación + Desarrollo), o pueden ser quizás menos ambiciosos, pero que aun así supongan una clara innovación y una mejora en la empresa, considerándose como Innovación Tecnológica (IT). El “premio” fiscal en ambos escenarios es diferente; si el proyecto es catalogado como I+D, la deducción fiscal que genera puede llegar al 42% del gasto ejecutado en ese proyecto, pero si se cataloga como IT, nos quedaremos en un 12% de deducción.

A modo de ejemplo muy sencillo: si ejecutamos un proyecto consistente en el desarrollo de la primera vacuna contra una enfermedad (claramente hablamos de I+D) y nos gastamos 1.000.000€, la deducción fiscal podría llegar a 420.000€ (incluso más si tenemos personal investigador dedicado en exclusiva el proyecto). Por otro lado, si ejecutamos un desarrollo de software (las mejoras en procesos de digitalización siempre se consideran IT) en una empresa y nos gastamos 100.000€, tendremos derecho a 12.000€ de ahorro.

¿Cuánto puedo reducir la cuota de pago de mi Impuesto sobre Sociedades?

Entendiendo qué es y cómo se calcula esta deducción, puede surgir otra pregunta, ¿cuánto puedo reducir la cuota de pago de mi Impuesto sobre Sociedades? Como norma general, el máximo que podemos reducir la cuota sería en un 25%, aunque si la deducción por I+D+i del último ejercicio fiscal supera el 10% de la cuota íntegra ajustada positiva, podemos conseguir una reducción de hasta el 50% de la cuota e incluso, sería posible reducir la cuota hasta llevarla a cero, y solicitar el abono de la deducción fiscal no aplicada por insuficiencia de cuota, pero este es otro escenario que comentaremos en futuros artículos.

Por otro lado, es importante conocer el ámbito temporal de estas deducciones. La normativa en España es muy ventajosa para las empresas porque permite recuperar, retroactivamente, la deducción fiscal no aplicada de los últimos 18 años, sin necesidad de reabrir ejercicios ni presentar complementarias. De igual modo, tenemos 18 años a futuro para aplicar la deducción desde el momento en que se genere, por lo que es casi imposible que nos “caduque”.

 

¿Es necesario activar el proyecto para deducirlo fiscalmente?

Otra cuestión que las empresas nos suelen preguntar es si es necesario activar el proyecto para deducirlo fiscalmente. La respuesta es clara, NO es necesario. La activación del gasto como intangible y la deducción fiscal del proyecto son totalmente independientes. Las dos actuaciones son aconsejables, pero una no se vincula con a la otra.

 

Riesgo fiscal en caso de inspección

Y, por último, la cuestión (o mejor dicho, barrera) más importante que nos trasladan las empresas, el temido riesgo fiscal en caso de inspección. Estas deducciones son totalmente aceptadas por Hacienda y no suponen riesgo alguno, siempre que se trabajen bien y conforme a la legislación vigente. La catalogación técnica del proyecto (I+D o IT) debe ser correcta y el cálculo de la deducción debe estar ajustado a normativa, sin incluir conceptos no elegibles. Para ello, realizar este proceso con una consultora experta es uno de los mejores consejos que podemos darles. La consultora deberá realizar el cálculo diligentemente y, además, elaborar una correcta documentación justificativa de cada proyecto para el que hemos calculado el crédito fiscal. Si la empresa quiere contar aún con más seguridad fiscal, podría acudir a entidades certificadoras homologadas por ENAC, quienes revisan y verifican que el proceso de cálculo de deducción es correcto y la calificación técnica se ajusta a lo establecido en la legislación. Esta certificación disminuye el riesgo fiscal y además posibilita que la empresa pueda solicitar el Ministerio de Innovación el llamado Informe Motivado Vinculante que, como su propio nombre indica, vincula la catalogación técnica del proyecto ante un posible proceso inspector, o dicho de otra manera, mantiene las manos atadas del inspector a la hora de revisar estas deducciones. En definitiva, esta deducción es segura siempre que se realice bien, y se cuenta además con instrumentos para contentar incluso a las empresas más conservadoras.

 

Deducciones fiscales por I+D+i, instrumento principal a la hora de reducir el pago del Impuesto sobre Sociedades

En definitiva y para ir terminando, el objetivo de este post es recordar la existencia de estas deducciones como instrumento principal a la hora de reducir el pago del Impuesto sobre Sociedades. Además, hemos de recalcar que no sólo las empresas de sectores más innovadores pueden acogerse a este incentivo, cualquier compañía puede haber tenido desarrollos tecnológicos en los últimos años que generen deducción fiscal, desde un CRM o ERP a una implantación de un sistema de gestión de RRHH.

Las posibles inspecciones fiscales tampoco deberían de ser un escollo si el proceso se ha ejecutado con profesionalidad y veracidad, para lo cual contar con la ayuda de una consultora es la mejor decisión si la empresa no tiene demasiada experiencia en este tipo de actuaciones.

 

Te ayudamos a identificar y a gestionar tu incentivo

Si necesitas apoyo, estamos a tu disposición. En IDEL Innovation Funding hacemos el asesoramiento y el soporte integral. Trabajamos 100% a éxito. ¿Hablamos?

 

 

Manuel Diez

Director de IDEL Innovation Funding

md.diaz@idelnet.com